Bolsas reutilizables fabricadas con DuPont™ Tyvek®

Resistentes. Suaves. Reciclables. Bolsas reutilizables fabricadas con DuPont™ Tyvek®.

DuPont™ Tyvek® es un material que cuenta con todas las mejores propiedades del papel, la película y la tela, pero también proporciona belleza, resistencia y durabilidad únicas.

No es de extrañar que sea una elección ideal para bolsas reutilizables por parte de comercios minoristas preocupados por el medio ambiente y sus clientes igualmente preocupados por el medio ambiente.

Extraordinariamente reutilizable, cómoda y confiable

Tyvek® es fuerte y altamente resistente a rasgaduras y perforaciones, de modo que las bolsas que se fabriquen con ella se pueden usar una y otra vez. Tyvek® resiste las manchas, por lo que es fácil mantener estas bolsas limpias: Tyvek® se puede lavar a máquina * o limpiar de manera focalizada y luego simplemente tender para que se seque.  Las bolsas Tyvek® son bastante livianas, suaves y “comprimibles”… por lo que caben fácilmente en la cartera o en un bolsillo con comodidad.

Reciclables

Aunque las bolsas Tyvek® se pueden usar una y otra vez; son 100 % reciclables y se pueden depositar en los recipientes de reciclaje de bolsas del supermercado (a diferencia de otras bolsas reutilizables que no son reciclables para nada.)

Fácilmente imprimibles

La superficie blanca brillante y suave de Tyvek® facilita la obtención de gráficos nítidos, limpios y de colores vivos al imprimirla.  Tyvek® se puede imprimir fácilmente con prensas de tamiz, offset, inyección de tinta UV, procesos de impresión de flexografía y HP Indigo®.

Máxima versatilidad

El toque suave y la textura uniforme de Tyvek®la hacen fácil de elaborar a máquina. Es flexible, plegable y cosible, lo que permite infinitas posibilidades. Tyvek® también se puede revestir, gofrar, pegar, gofrar en caliente, laminar, cortar a máquina o troquelar, perforar, soldar y termosoldar fácilmente.

*Al lavarla, es mejor usar temperaturas más frías.  Al estar expuesta al calor, Tyvek® se comienza a comprimir aproximadamente a 104 °C (220 °F) y se derrite a 135 °C (275 °F).  Por este motivo, se tiende para que se seque.