Reducción del estrés por calor sin afectar la protección térmica

Article
Article
Reducción del estrés por calor sin afectar la protección térmica
Marcas destacadas
 
 
 
 
 
 

Para una protección eficaz contra incendios, los trabajadores industriales deben cubrir sus cuerpos lo más completamente posible con trajes resistentes al fuego (FR, por sus siglas en inglés). Esto requiere pantalones y mangas largas, lo cual implica trabajar sintiendo calor en climas cálidos y húmedos. Es comprensible que los trabajadores puedan estar preocupados por el posible estrés por calor al momento de seleccionar y usar trajes protectores.

Factores que contribuyen al estrés por calor

Tres factores que contribuyen al estrés por calor: condiciones externas, incluyendo temperatura, humedad y viento; tipo y peso de los trajes; tipo y nivel de actividad.

Toda actividad física hace que nuestros cuerpos generen calor. Para que el cuerpo mantenga una temperatura adecuada, dicho calor debe perderse o disiparse a través de la piel y la ropa. Si el cuerpo no puede deshacerse del exceso de calor, se puede producirse estrés por calor.

Nuestros cuerpos pierden calor principalmente de dos formas:

• Transferencia de calor seco
Cuando la temperatura ambiente es más baja que la de nuestra piel. Debido a que la temperatura interna de nuestro cuerpo está por encima de los 32,2 °C, la mayor parte del tiempo se produce una transferencia de calor seco.

• Transferencia de calor por evaporación
Sudoración y evaporación del sudor. La sudoración deja una capa de humedad en la superficie de la piel. Cuando dicha agua se evapora, enfría el cuerpo. El equilibrio entre el calor que genera nuestro cuerpo debido a la actividad y el calor que pierde mediante la transferencia de calor seco y por evaporación determina qué tan caliente o frío nos sentimos.

El peso importa más que el tipo de tejido

El peso del tejido influye más que su tipo, con respecto a si el usuario de un traje llega a sufrir estrés por calor o no. Los fabricantes de trajes FR indican por lo general el peso del tejido en onzas por yarda cuadrada (oz/yd2). 

Incluso los overoles de algodón tratados con retardante de fuego (FRT, por sus siglas en inglés) más livianos, disponibles en el mercado, están fabricados con tejidos cuyo peso específico es de 7 oz/yd2, mientras que algunos tejidos de algodón FRT comúnmente utilizados para overoles tienen un peso específico de 9 oz/yd2. 

Por el contrario, los trajes fabricados con fibra DuPont™ Nomex® son muy livianos. Onza por onza, proporcionan el menor peso posible con el mayor nivel de protección. (Los trajes en algodón FRT generalmente pesan por lo menos una libra más que los fabricados con Nomex®). Con un peso de 4,5 oz/yd2, un traje fabricado con Nomex® IIIA puede llegar a pesar tan solo 1,33 libras.

La permeabilidad al aire es clave

La permeabilidad al aire es la capacidad de un tejido para dejar pasar el aire. Debido a que la mayoría de los trajes FRT en el mercado están tratados o cubiertos con un material ignífugo, no solo son más pesados sino que también tienen una baja permeabilidad al aire. Por el contrario, los trajes confeccionados con Nomex® ofrecen hasta el doble de permeabilidad al aire que aquellos fabricados con tejidos FRT.

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Manejo de la humedad y confort térmico
El factor final a considerar es el manejo de la humedad. Una vez que el cuerpo pasa de la transferencia de calor seco a la transferencia de calor por evaporación, la capacidad de un traje para eliminar la humedad del cuerpo y ayudar a que se evapore es un factor clave con respecto a la comodidad percibida por parte del usuario. Los trajes confeccionados con Nomex® pueden eliminar la humedad de manera eficaz.

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Conclusión
Debido a que múltiples factores contribuyen al estrés por calor, entre otros el calor, la humedad y el nivel de actividad, ningún traje puede proporcionar una comodidad del 100 %. Sin embargo, la selección de trajes FR adecuados puede ayudar a controlar el nivel de comodidad de su usuario y a garantizar que se eviten los factores que generan el estrés por calor.

La resistencia al fuego de los tejidos hechos con fibra Nomex® no solo es un factor inherente a dichos productos; estos ayudan además a reducir el estrés por calor al permitir que los trajes sean más cómodos gracias a que son más livianos, a que tienen una mayor permeabilidad al aire y un mejor manejo de la humedad.